Captura de pantalla 2017-11-21 a las 23.24.43
¿Qué hacer si la grúa se lleva tu coche?
diciembre 11, 2017
averias
Averías más comunes en invierno
enero 16, 2018
marchas

Hace años prácticamente tan sólo los coches que venían de Estados Unidos poseían cajas de cambio automáticas. Eso sí, eran cajas bastante rudimentarias que hacían subir el consumo del coche en bastantes litros aunque como siempre a cambio de un circular más cómodo. Por lo general, su precio era más elevado (de media, no menos de 1.500 a 2.000 euros igualando motor, equipamiento y tipo de carrocería) y las averías más costosas, por lo que los conductores se decantaban por los coches manuales. 

No obstante, en la actualidad, con los cambios de doble embrague, sobre todo, en la mayoría de los casos podemos reducir el consumo sobre el cambio manual y sobre el cambio automático tradicional. Por ello, este cambio está ganando adeptos ya que el coche automático elimina de la conducción las tareas de manipulación del cambio manual, lo que directamente implica, para muchos, mayor agrado, confort y seguridad a los mandos.

Aunque todavía hay mucha gente a la que no le convence el cambio automático ya que llevan toda la vida con un cambio manual y les gusta conducir y la sensación que te ofrece el coche al cambiar de marcha cuando tu propia «intuición» te lo pide. Pero, sea como sea, lo que no debemos olvidar es que ambos tipos de vehículos pueden contar con averías en el cambio de marchas.

Por este motivo, a la hora de decidir entre un cambio automático o manual habrá que sopesar una serie de ventajas e inconvenientes para ver cuál es mejor. Y para ello, en la página web de SPG Talleres, en donde te ofrecen todos los servicios necesarios para alcanzar el óptimo funcionamiento de tu vehículo, nos indican una serie de claves de cada modelo para evitar posibles averías.

Coche manual

Sé delicado: cuando pisamos el pedal del embrague hasta el fondo, no tenemos en cuenta la fuerza con la que lo hacemos. Su correcto trato ayudará a que la conexión con el volante sea mejor y, por lo tanto, haya menos desgaste del disco de embrague.

Quita el pie del pedal: cuando detengas tu vehículo, ya sea en un semáforo o un stop, no mantengas el pie en el pedal del embrague. Este sencillo hábito alargará su vida útil.

Cuida las fundas de los pedales: es muy importante mantenerlas en buen estado. Cámbialas siempre que sea necesario y no te preocupes por el precio pues no suele ser muy elevado. De esta forma evitarás deslizamientos de los pedales y accidentes.

Pasa por el mecánico: debes revisar el pedal del embrague cada 20.000km aproximadamente o con cada cambio de aceite. De esta forma te aseguras de que el muelle funciona correctamente.

-Es recomendable que el nivel de lubricante de la caja de cambios sea el idóneo y que también se cambie cada cuando sea necesario.

Coche automático

No utilices la posición «N» cuando el coche esté en marcha: se trata de una falsa creencia pensar que al bajar por una pendiente empinada se debe poner la posición neutral para ayudarnos a ahorrar unos litros de gasolina. Las cajas automáticas modernas son capaces de cortar el suministro de combustible al motor en estas condiciones y hacer que las ruedas hagan que el motor gire y no al revés.

Nunca pases de Directa a Retroceso en movimiento: recuerda que los frenos de un coche están diseñados para frenar y la transmisión para cambiar de marchas.

-No esperar a que el coche se detenga por completo para efectuar este cambio de marchas hace que se cree un estrés adicional en la banda de la transmisión, reduciendo considerablemente su vida útil.

Fuente: ABC Motor 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *