El 92% de los conductores no realiza por sí mismo operaciones técnicas como el cambio de pastillas de freno, el filtro del habitáculo o el cambio de neumáticos. Con la vuelta de las vacaciones de verano muchos vehículos se ven obligados a un cambio de ruedas a causas de pinchazos o reventones.

Es importante cambiar el neumático ante el menor síntoma de mal funcionamiento. Ante la menor sospecha de error, lo conveniente es estacionar el vehículo en un lugar seguro donde poder comprobar los daños y cambiar la rueda.

Para este proceso es necesario: chaleco reflectante, triángulos, rueda de repuesto, gato, llave y tornillo antirrobo.

10 pasos para cambiar la rueda

1-Detén el vehículo en un lugar seguro.

2-Utiliza el chaleco y coloca los triángulos a 50 metros del vehículo (unos 100 pasos). Deben ser visibles a 100 metros. Saca todo lo que vas a necesitar.

3-Afloja las tuercas y utiliza el tornillo antirrobo, en caso de que sea necesario. Si tiene tapacubos o embellecedor, puedes necesitar un útil y habrá que retirarlo previamente.

4-Coloca el gato en el sitio apropiado. El manual del fabricante indica el lugar más apropiado para colocar el gato.

5-Levanta el vehículo hasta que la rueda pinchada no toque el suelo.

6-Quita todos los tornillos y saca la rueda.

7-Coloca la rueda de repuesto.

8-Pon los tornillos y apriétalos con la mano.

9-Baja el vehículo con el gato hasta que la rueda de repuesto toque suelo.

10-Aprieta los tornillos en su totalidad con la llave.

Una vez tenemos nuestra rueda está colocada correctamente, debemos revisar la presión del neumático de repuesto.

También hay que tener en cuenta que si se trata de una rueda de emergencia, solo se podrá usar hasta que se cambie por una rueda nueva o se repare la anterior. La velocidad máxima no podrá exceder los 80 km/h.

Fuente: El Mundo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *