Los neumáticos son el elemento de contacto del vehículo con el asfalto, por lo tanto, de su correcto estado de conservación y funcionamiento, depende una parte importante de nuestra seguridad a bordo. Te recordamos cuáles son las claves para tenerlos siempre a punto.

noticia_neumaticos_autopista.es

  1. Revisar las presiones al menos una vez al mes y adaptarlas a la carga que vamos a llevar en cada circunstancia.
  2. Cambiar los neumáticos delanteros por los traseros, sin invertir sentido de giro y comprobar cotas de dirección, una vez cada 10.000 km. Así conseguiremos un desgaste homogéneo de las cuatro ruedas y evitaremos desgastes irregulares por defectos de convergencia.
  3. Revisar los flancos para verificar que no hay cortes o desperfectos que puedan provocar un reventón a alta velocidad.
  4. Revisar la profundidad del dibujo cada dos meses y verificar que el desgaste es uniforme en toda la banda de rodadura.
  5. No aparcar con las ruedas giradas contra el bordillo para evitar que el coche se mueva. Dejar la rueda a unos milímetros del bordillo e inmovilizar el coche con el freno de mano.
  6. Al aparcar en línea no rozar con el flanco el bordillo con el coche en movimiento.
  7. En la medida de lo posible girar la dirección con el coche en movimiento, evitando hacerlo en parado.
  8. Si vamos a circular por una carretera muy bacheada o con múltiples curvas, subir un par de décimas la presión.
  9. A partir de los 5 años llevar el coche a un servicio oficial de la marca de neumáticos para que verifiquen su estado de conservación.
  10. En la medida de lo posible no aparcar en lugares muy expuestos al sol.
  11. Las presiones se comprueban siempre en frio, es decir con el coche a la sombra y tras al menos una hora de estar detenido.

Fuente: Autofácil

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *