Malos tiempos para los conductores de vehículos de combustión. Con la gasolina y el gasóleo a punto de alcanzar los máximos históricos de hace cuatro años y con la previsión de que el barril de Brent alcance los 100 dólares, lo peor parece además que está por llegar.

Según los indicadores Habits Big Data elaborados por la empresa AIS Group, el gasto medio en 2016 que realizamos los españoles al año en carburante ascendió a casi los 1.200 euros. Con la gasolina a 4 céntimos el litro más cara desde entonces, y con el gasóleo 29 céntimos más, el gasto se dispara en 2018 a los 1.384 euros al año.

Pero el juego del mercado permite que cada estación de servicio determine sus precios. Esto hace, según un estudio realizado por la OCU entre más de 9.700 estaciones de servicio y 1,6 millones de precios, que te puedas ahorrar hasta 240 euros al año en combustible si eliges el surtidor adecuado. En este baile de precios, nos animamos a visitar también la web del Ministerio de Industria donde publican, a través de su Geoportal y a tiempo real, los precios de los diferentes carburantes de todas las gasolineras de nuestro país. Tomamos como referencia el mes de mayo para ver qué compañías ofrecen precios más competitivo.

El único factor así que puede aliviar esta presión de precios es la competencia. Gracias a la remodelación de sector que aflojó las condiciones para la instalación de nuevas estaciones de servicio, hace apenas cinco años, la expansión de las gasolineras low-cost y de supermercados ha dado una tregua el bolsillo. En general, y tras analizar todos los datos, podemos afirmar que las estaciones de servicio que ofrecen el combustible más barato son Ballenoil, Alcampo. E.Leclerc, Simply, alguna muy local como Eurocam y Copiso, y aquellas que comienzan con las sílabas Petro (Petronor, Petronieves, Petroprix…).

Mientras que las más caras suelen coincidir con las grandes refinerías como Cepsa, Repsol y sobre todo Galp. Por poner un ejemplo, llenar un depósito de gasolina 95 en la estación de servicio del Alcampo en Logroño cuesta cuesta 57 €, y en la Cepsa de Écija nos costaría hasta 72,45 €. Nada menos que 15,45 € de ahorro en un solo repostaje. Un buen pellizco para tener en cuenta.

 Fuente: Autopista

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *