taller
Averías por no cambiar el aceite del coche
octubre 23, 2018
limpiaparabrisas-kFFD--620x349@abc
Conducir con lluvia
noviembre 8, 2018
ahorrar_combustible

Prácticamente todo el mundo conoce a alguna persona de su entorno cercano que tiene «pánico» a conducir o a enfrentarse a algunas situaciones que se dan lugar en la carretera. Un miedo que llegado a su máximo extremo desemboca en la llamada “amaxofobia”. Miedo a tomar una curva, a adelantar un coche, a circular por autopista o por cualquier espacio en el que resulte medianamente complicado parar… son algunos de sus síntomas. Y en muchas ocasiones provocados por un accidente o percance.

Las cifras son claras y hay varios estudios que reflejan que entre el 22 y el 33% de los conductores padecen “amaxofobia” en España. La Academia del transportista indica que afecta principalmente a mujeres de entre 30 y 35 años.

Para superar esta fobia, los expertos recomiendan iniciar una terapia psicológica en la que el conductor se enfrenta al problema a través de distintas técnicas, entre ellas, la de exposición controlada y gradual; es decir, que el afectado circule con su propio vehículo como parte del tratamiento.

Y en esta época en la que no nos desprendemos del móvil en todo el día, qué mejor que recurrir a él para facilitar la terapia. Hablamos del proyecto DAICRAC (Desarrollo de una Aplicación Informática para la Conducta de Riesgo y Amaxofóbica en la Conducción). Ideado por investigadores, psicólogos y expertos de la Universidad de Salamanca, trata la amaxofobia con distintas técnicas psicológicas pero a través de una plataforma online y una app. Aborda esta conducta mediante coaching, mindfulness y la programación neurolingüística (PNL), una disciplina que reprograma la mente para comunicarse de manera acorde con nuestros pensamientos y acciones.

Así lo indican desde el blog de Mapfre y añaden que, tanto a través de internet como de la aplicación, la persona amaxofóbica accede a varios módulos con vídeos, ejercicios y tests de autoevaluación. «El objetivo principal es mejorar la conducción de aquellas personas que presentan conductas amaxofóbicas, pero también va dirigido a quienes tienen interés en ponerse al volante de manera más eficiente y relajada», explica José Carlos Sánchez, uno de los investigadores del proyecto.

Fuente: ABC

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *