Si tu coche no tiene la suerte de “dormir” en garaje, es decir, si tienes que aparcar en la calle, el invierno es una época del año complicada por las bajas temperaturas que suelen alcanzarse por la noche y que pueden perjudicar al vehículo.

En este artículo de ABC Motor encontrarás unos interesantes consejos para evitar que tu automóvil sufra más de lo debido, tanto si lo aparcas en la calle como si va a pasar una larga temporada sin ser utilizado.

Lo que más sufre del coche aparcado en la calle son los líquidos, tanto lubricantes como líquidos de frenos o refrigerantes se llevan la peor parte. En este ránking, le siguen después la batería y los neumáticos. La primera se resiente especialmente si el coche va a permanecer parado durante un tiempo prolongado. Y los segundos “sufren” por los cambios de temperatura.

Es importante preparar el vehículo de una forma determinada para que estos parones de actividad del coche no tengan consecuencias posteriores y, sobre todo, no suframos un gasto adicional por no haberlo previsto en su momento.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *