¿A quién no le gusta el olor a coche nuevo? ¡Y qué lástima cuando el nuestro deja de oler así! Puede que no podamos mantener nuestro coche como el primer día pero si podemos intentar que se conserve en las mejores condiciones posibles con el paso del tiempo gracias a unos sencillos cuidados y algo de dedicación.

Para empezar hay que tener en cuenta que la limpieza del exterior es tan importante como la del interior. No debemos descuidar la carrocería y evitar que las heces de pájaro puedan estropear la pintura, algo fácil de evitar con agua a presión y jabón. Los cristales y los faros no requieren tampoco de cuidados especiales ni productos específicos.

Para el interior si es importante tener en cuenta los productos a utilizar para mantener a punto la tapicería de los asientos y evitar que los olores desagradables se impregnen en ellos y también en el techo del vehículo.

Puedes leer más sobre esta información aquí.

Fuente

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *