El sol… ¿cómo crees que le afecta a tu vehículo?

Tanto la carrocería como la mecánica general de los vehículos puede verse afectada por las temperaturas extremas, tanto altas como bajas, especialmente si se aparcan en la calle.

El color y el brillo de la pintura de los coches se irá perdiendo por el efecto constante del sol. Pero este daño de carácter estético, no es el único que puede sufrir el automóvil ya que algunas de sus piezas mecánicas también puede verse afectada dependiendo del material con el que estén hechas.

Para evitarlo debes tratar de evitar mantener al coche al sol en las horas centrales del día. No siempre es fácil o lo podrás lograr, pero intenta aparcar a la sombra siempre que sea posible. No sólo conseguirás que la temperatura del interior del coche sea infernal cuando lo cojas y no necesites el aire acondicionado a máxima potencia, sino que protegerás la carrocería.

¿Sabes que existen ceras especiales para proteger la pintura del coche de los rayos ultravioleta? Son una buena opción en esta época del año, al igual que poner el parasol cada vez que aparcamos el coche porque además de reducir la temperatura interior, cuidará la tapicería de los asientos.

También es importante revisar los neumáticos ya que la goma sufre mucho con las temperaturas elevadas.

Fuente: 2o minutos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *